fbpx

Un proverbio chino dice: “Si quieres ser feliz por una hora, toma una siesta. Si quieres ser feliz por un día, ve a pescar. Si quieres ser feliz por un año, hereda una fortuna. Si quieres ser feliz por el resto de tu vida, ayuda a alguien.”

Por cientos de años los grandes pensadores han sugerido lo mismo: La felicidad se encuentra en ayudar a los demás.

Todos somos seres creativos de una u otra manera y venimos a este mundo con nuestros propios talentos y cualidades que pueden contribuir a mejorar la vida de los demás. Ten confianza en que tienes mucho que ofrecerle a este mundo.

Engrandecer tu corazón

Hay muchas maneras de ayudar, desde donar dinero o cosas que ya no usas en tu casa, hasta ser voluntario en alguna organización. También cuenta el sonreír y ser amable con extraños o dar consejos a tus amigos. Todas estas acciones hacen una gran diferencia en el día y quizás en la vida de alguien. Cada día tenemos la oportunidad de contribuir positivamente en nuestro entorno.

Personas bondadosas

A veces no sabemos por dónde empezar… Creemos que no estamos haciendo lo suficiente. Pero nada es más importante que ser amable, generoso y atento especialmente con aquellos que nos rodean.

Ayudar a los demás

La mejor parte es que la amabilidad es contagiosa. Cuando vemos a alguien ayudando, nos hace sentir bien y nos inspira a buscar la manera de hacer lo mismo.

Written by Monica Kerik