fbpx
MONICA@LIFEFULLOFGOODNESS.COM

Cargamos tanto bagaje emocional en nuestras relaciones… experiencias buenas y malas que tenemos con los que nos rodean, se apilan con el paso de los días y de los meses. Estas experiencias dificultan empezar nuevas relaciones con otros y continuar con relaciones del pasado. Qué tal si pudiéramos darle a cada relación un “re-iniciar” con tan sólo hacer un cambio: Observar con el corazón y no con los ojos.

Me imagino que estarás pensando ¿qué significa eso? y ¿cómo se hace?

A continuación 3 Pasos para re-iniciar una relación:

1. Despierta tu curiosidad
Empieza por hacerte esta pregunta: ¿Qué ve mi corazón cuando observo  a mi hija o a algún extraño o a mi compañero? En lugar de pensar en el cúmulo de experiencias que has vivido con esta persona piensa: En este preciso instante, ¿qué es lo que veo? Olvida las percepciones y juicios que tienes y escucha con atención a esta persona como si fuera la primera vez. Abre tu mente y observa  con tu corazón. Ese desconocido que tiene mala cara, quizá acaba de recibir malas noticias. Tu hija se está sintiendo como te sentías tú mismo a su edad. ¿Te acuerdas? Y parece que tu compañero de trabajo está pasando por una mala racha.

2. Ten compasión
Conéctate con las necesidades y sueños de los demás. Analiza de dónde vienen sus puntos de vista y sus acciones. Cuando observas más allá de tus juicios, puedes tener una mejor percepción de las personas. Permite esta nueva versión, no la disuelvas con apreciaciones  del pasado. Conectar con la gente te acerca, abriendo más entendimiento y menos división  permitiendo que tus sentimientos estén más centrados y menos reactivos.

3. Sé valiente
Claro que al abrir nuestro corazón nos sentimos vulnerables e incómodos. Ignora esos pensamientos que te cuestionan y dudan sobre esta nueva versión que te has formado de las personas. Sigue con la conversación, fluye. Continúa abriendo tu mente y permitiendo que nazca una nueva conexión.

Al seguir estos pasos, te estás dando una nueva oportunidad de redescubrir esos sentimientos de amabilidad y compasión con los que los humanos nacemos y que con los años perdemos.

Observa y escucha sin distracción.

Recuerda que las relaciones humanas permiten a nuestro espíritu crecer y prosperar. Nos dan refugio de las presiones del mundo.

Escrito por Monica Kerik